sábado, 15 de octubre de 2011

www.bbc.co.uk
Cuando los Beatles se reunieron en secreto con Elvis Presley
Redacción
BBC Mundo
Miércoles 5 de octubre 2011
Los Beatles
La "beatlemanía" estaba en su apogeo cuando el grupo se reunió Elvis Presley.
Ocurrió en secreto y una sola vez. Fue 27 de agosto de 1965 cuando Elvis Presley y Los Beatles se reunieron.
Cuando el cuarteto de Liverpool fue a ver al Rey del Rock 'n' Roll en su mansión de Beverly Hills en una noche libre de su gira por Estados Unidos, la charla, inicialmente torpe, dio paso a una improvisada sesión musical.
Pero no hay grabaciones o fotografías de aquel encuentro.
Tony Barrow, el jefe de prensa de Los Beatles entre 1962 y 1968, también estuvo en la cita. Ahora recuerda aquella noche memorable a propósito de una nueva exposición sobre la banda inglesa y Elvis que se inaugura en Liverpool.
"Cuando conversé sobre la idea de conocer a Elvis con John, Paul, George y Ringo inicialmente se sientieron desalentados por el temor de que la prensa pudiera estar involucrada", dice.
"Recuerdo que George dijo: 'Si esto va a ser otro sucio circo publicitario lo mejor que podemos hacer es olvidarlo'".
Barrow añade: "Ellos quería conocer a su ídolo del rock and roll, pero no frente a reporteros y fotógrafos".
Por esa razón, "la primera y fundamental regla quedó establecida: no se podía invitar a la prensa, ni tomar fotos, ni hacer grabaciones. Tampoco podíamos adelantar nada".

La "Mafia de Memphis"

El encuentro tuvo lugar poco antes de las diez de la noche. "Nos trasladamos en un convoy de tres limusinas grandes y negras, dirigidos por el Coronel Parker, el manager de Elvis, y y su gente.
Elvis Presley
Elvis Presley "fue una de las influencias principales de la música de los Beatles", sostiene Barrow.
"La casa de dos plantas estaba en una colina. Era un edificio enorme y redondo, con un montón de ventanas y un amplio jardín delantero con un Rolls Royce y un par de Cadillacs estacionados.
"Los miembros de la famosa 'Mafia de Memphis' custodian las puertas, pero pronto nos saludaron.
"Una vez dentro, los pies parecía que se nos hundían varias pulgadas en una tupida alfombra blanca.
"Llegamos al centro del edificio, a una sala enorme, circular, con luz roja y azul, y ahí fue donde compartimos con 'El Rey'".
La habitación tenía "un televisor a color, una máquina de discos, un sofá en forma de media luna, un par de mesas de billar y juegos y un bar bien surtido.
"Yo diría que el grupo de Presley ascendía a cerca de 20 personas, con lo que superaba a nuestro pequeño grupo."

Rompiendo el hielo

"Cuando los dos grupos se vieron hubo un silencio extraño y fue John quien habló primero, con bastante torpeza, impulsivamente, soltándole un flujo de preguntas a Elvis, como: '¿Por qué haces en estos tiempos esas películas de baladas suaves? ¿Qué pasó con aquel buen rock and roll de los viejos tiempos?'".
Barrow recuerda que "Elvis estaba bastante tranquilo", que "sonreía mucho y le dio la mano a todo el mundo.
"El hielo en realidad no se llegó a romper en las primeras etapas" del encuentro en la que los artistas intercambiaron cuentos de sus giras.
La charla trivial dio paso a "un silencio embarazoso" entre las cinco megafamosas estrellas, que quedaron con poco que decirse.
En la impresión de Barrow, "era justo pensar que cada uno estaba asombrado de la presencia de los otros. Elvis no tenía mucha soltura hasta donde yo podía ver. Se le notaba con vergüenza.
"Pero de repente Elvis pidió algunas guitarras para John, Paul y George, y apareció un piano.
Tony Barrow (a la derecha) junto con Brian Epstein
Tony Barrow (a la derecha, junto a Brian Epstein) tenía que mantener los planes en secreto.
"Hasta ese momento, el encuentro realmente había sido un poco aburrido y sin vida. Pero tan pronto como Presley y Los Beatles comenzaron a tocar juntos, el ambiente se animó.
"Los chicos descubrieron que podían mantener una conversación mucho mejor con sus guitarras de lo que podían con su palabra. La música era su punto de encuentro natural, su medio de comunicación más inteligente.
"No puedo recordar todas las cosas que tocaron, pero sí recuerdo que una de las canciones fue "I Feel Fine". Y recuerdo que Ringo, quien no tenía instrumento, marcaba el ritmo con los dedos sobre un mueble de madera.
"Todo el mundo cantaba. Elvis tocaba unos acordes de guitarra para Paul y le decía: 'Mira, ya estoy practicando " Y Paul bromeaba: 'No te preocupes, entre Brian Epstein (el mánager de Los Beatles) y nosotros te convertiremos en una estrella'".

Ídolo

"Sería maravilloso tener fotografías o grabaciones. Esa grabación tendría, sin dudas, un gran valor. Una cinta valdría millones de dólares. Pero no existe. Fue una sesión increíble de escuchar.
"Parker y Epstein una vez que perdieron el interés dejaron a los chicos solos. Parker puso su brazo regordete alrededor del hombro de Brian Epstein y se lo llevó a un rincón tranquilo de la sala.
"Epstein aprovechó el momento para traer a colación un tema, que era su agenda secreta. Tenía la esperanza de convencer a Parker para que le diera la oportunidad de traer a Elvis a dar una serie de conciertos en el Reino Unido.
En palabras de Barrow la idea estaba llamada a no prosperar "pero Parker pretendía dejar una puerta abierta al decir que lo pensaría.
"La fiesta terminó cuando el Coronel Parker lo dispuso. Comenzó a repartir regalos, que en su mayoría consistían en montones de álbumes de Elvis Presley.
"Recuerdo que, cuando llegamos a nuestras limusinas, John imitó el acento de Adolfo Hitler y le gritó: '¡Larga vida al rey!
"Ellos trataron de tomar el encuentro a la ligera y no mostrar demasiado la adoración a su ídolo, pero Elvis Presley fue su ídolo y una de las influencias principales de la música de los Beatles".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada