miércoles, 18 de mayo de 2016

ONE ON ONE IN ARGENTINA (2) : Tuesday 17th May: Estadio Unico de la Plata, Buenos Aires

En casi tres horas de show, Paul McCartney emocionó a 55 mil personas
En casi tres horas de show, Paul McCartney emocionó a 55 mil personas. 
Foto: LA NACION / Santiago Hafford


www.infobae.co
Comenzó el primer show de Paul McCartney en La Plata
"¡Hola chicos!" dijo el ex Beatle al salir al escenario del Estadio Único, en reemplazo del "culiados" que usó en Córdoba. Una multitud delira al ritmo de sus clásicos a pesar del clima otoñal
INFOSHOW
MARTES 17 DE MAYO 2016

Started the first show of Paul McCartney in La Plata
"Hi guys!" said the former Beatle to leave the stage at the Estadio Unico, replacing "culiados" he used in Córdoba. A crowd Raves pace of his classics despite the autumnal weather

Paul McCartney en su primer show en el Estadio Único de La Plata
Paul McCartney en su primer show en el Estadio Único de La Plata
Crédito: Adrián Escandar / Teleshow

Paul McCartney dejó atrás el "¡Hola culiados!" que usó en Córdoba y con un formal "¡Hola chicos!" saludó a la multitud que lo esperaba en el Estadio Único de La Plata frente al escenario especialmente montado para la ocasión. El músico inglés comenzó su show a las 21.15, un cuarto de hora después de lo esperado, al ritmo de A hard day's night.



Las puertas del estadio se abrieron alrededor de las 17 por la gran cantidad de fanáticos que se encontraban en los alrededores. La banda telonera, El Kuelgue, se presentó a las 19 y una hora más tarde DJ Chris comenzó con la musicalización a la espera del momento más especial de la noche.

A las 21 en punto los espectadores comenzaron a aplaudir, ansiosos por ver al músico inglés. Tras el saludo inicial, leyó "estamos muy contentos de estar acá de nuevo" e interpretó A hard day's night. Lejos de dejarse vencer por el frío platense, los fanáticos cantaron y saltaron al ritmo de muchos de sus clásicos.

Luego siguió con Save us, Can't buy me love, Letting go, Temporary secretary, Let me roll it, I've got a feeling y My valentine, el tema que le dedica a su mujer Nancy Shevell. Nineteen hundred and eighty five; Here, there and everywhere y Maybe I'm amazed fueron los temas que siguieron, interpretados con su piano. Siguieron We can work it out, In spite of all the danger y You won't see me.

Let it Be, por supuesto, fue otro de los temas más coreados. Alrededor de las 11 de la noche la gran escenografía se adueñó de la atención: en medio de la oscura noche platense, sonó Live and let die y empezó a salir fuego del escenario ante el delirio de los presentes.

Después de una hora de show llegó el turno de Love me do. Al ritmo de su guitarra clásica, fue una de las canciones más cantadas por los espectadores. Otro de los temas destacados fue FourFiveSeconds, el tema que hizo junto a Rihanna y Kanye West: la letra pasó por las pantallas gigantes para que los espectadores pudieran cantarla.



La banda que acompaña al ex Beatle es la misma que viaja con él hace una década: Paul Wix Wickens en teclados, Brian Ray en bajo y guitarra, Rusty Anderson en guitarra y Abe Laboriel Jr. en batería. Con ellos arrancó el One on One Tour ni bien finalizaron la gira Out There, con la que pasó por 22 de las ciudades más importantes del mundo.

El músico llegó al país el pasado sábado 14 de mayo, cuando aterrizó en el aeropuerto cordobés Ambrosio Taravella. Después de su primer show en la provincia, viajó a buenos Aires para instalarse en el hotel Four Seasons. Mantuvo un perfil bajo y no salió a pasear: cenó en el restaurante Elena y el chef le preparó un menú vegetariano diseñado especialmente para él.


Paul McCartney left behind the "Hola Culiados" ("Hello culiados!") he used in Cordoba and a formal "Hola chicos" ("Hey guys!") He greeted the cheering crowd at the Estadio Unico de La Plata front of the stage specially assembled for the occasion. The English musician began his show at 21:15, fifteen minutes later than expected, the pace of A Hard Day's Night.

The stadium gates were opened around 17 by the large number of fans who were in the vicinity. The opening band, The Kuelgue, was presented at 19 and an hour later DJ Chris started with the musicalización waiting the most special moment of the night.

At 21 o'clock the audience started clapping, eager to see the English musician. After the initial greeting, he read  "estamos muy contentos de estar acá de nuevo" ("We are very happy to be here again"), and played A hard day's night. Far from being overcome by the cold platense, fans sang and jumped to the rhythm of many of his classics.

Then he followed with Save us, Can't buy me love, Letting go, Temporary secretary, Let me roll it, I've got a feeling and My valentine, the subject dedicates his wife Nancy Shevell. Nineteen hundred and eighty five; Here, there and everywhere and Maybe I'm Amazed were the issues that followed, performed with his piano. They continued We can work it out, In Spite of all the danger and You won't see me.

Let it Be, of course, it was one of the most sung themes. Around 11 pm the great scenery was appropriated attention: in the middle of the dark night platense rang Live and let die and fire began to leave the stage to the delight of those present.

After an hour of show it was the turn of Love me do. Nodding his classical guitar, this was one of the songs sung by the audience. Another of the highlights was FourFiveSeconds, the topic did with Rihanna and Kanye West: the letter went through the giant screens so viewers could sing.

The band accompanying the former Beatle is the same as traveling with him a decade ago: Paul Wix Wickens on keyboards, Brian Ray on bass and guitar, Rusty Anderson on guitar and Abe Laboriel Jr. on drums. With them he started the One on One Tour as soon as ended the Out There tour, which went through 22 of the most important cities in the world.

The musician arrived on Saturday May 14, when he landed in Cordoba Ambrosio Taravella Airport. After their first show in the province, he traveled to Buenos Aires to settle in the Four Seasons hotel. He kept a low profile and did not come out for a walk: Dined at the restaurant Elena and the chef prepared a vegetarian menu designed especially for him.




www.infobae.com
Las fotos del recital de Paul McCartney en La Plata
GALERÍA AL 100
MARTES 17 DE MAYO 2016

El músico realizó su primer show en el Estadio Único con una escenografía imponente y el recuerdo de los Beatles. Mirá la galería de imágenes

Photos of Paul McCartney concert in La Plata.
The musician performed his first show at the Estadio Unico with breathtaking scenery and the memory of The Beatles. View Gallery of pictures

Cerca de 45 mil personas asistieron al show del ex beatle
Cerca de 45 mil personas asistieron al show del ex beatle - Crédito: Adrián Escandar / Teleshow

21.15 comenzó el show con A Hard Days Night
21.15 comenzó el show con A Hard Day's Night

Su look en La Plata fue idéntico al que lució en Córdoba, primera parada de su gira por la Argentina
Su look en La Plata fue idéntico al que lució en Córdoba, primera parada de su gira por la Argentina

El show de la noche del martes 17 de mayo fue el primero en el Único. El jueves 19 repetirá
El show de la noche del martes 17 de mayo fue el primero en el Único. El jueves 19 repetirá

Gran parte del repertorio pasó por canciones de su etapa beatle
Gran parte del repertorio pasó por canciones de su etapa Beatle

Tocó Cant buy me love, We can work it out, Love me do y And I love her en la primera mitad de la noche. 
Tocó Can't buy me love, We can work it out, Love me do y And I love her en la primera mitad de la noche.

Eleanor Rigby, Ob-La-Di, Ob-La-Da, Let it be y Hey Jude fueron algunos de los momentos más altos de la última parte del show
Eleanor Rigby, Ob-La-Di, Ob-La-Da, Let it be y Hey Jude fueron algunos de los momentos más altos de la última parte del show

Además, hubo momentos dedicados a Wings, la banda que armó al tiempo de separarse de los Beatles
Además, hubo momentos dedicados a Wings, la banda que armó al tiempo de separarse de los Beatles

También hubo espacio para recorrer canciones de su etapa solista, como los tracks de su último disco Queenie Eye y New
También hubo espacio para recorrer canciones de su etapa solista, como los tracks de su último disco "Queenie Eye" y "New"

Rusty Anderson, uno de los guitarristas que acompañan a McCartney
Rusty Anderson, uno de los guitarristas que acompañan a McCartney

Esta es la tercera oportunidad que visita la Argentina
Esta es la tercera oportunidad que visita la Argentina

Las pantallas gigantes en el Estadio Único
Las pantallas gigantes en el Estadio Único

El campo en el Estadio Único de La Plata
El campo en el Estadio Único de La Plata

La primera vez fue en 1993. Tocó en River
La primera vez fue en 1993. Tocó en River

La segunda vez fue en 2010 y el lugar elegido también fue el estadio Monumental. Dio dos shows
La segunda vez fue en 2010 y el lugar elegido también fue el estadio Monumental. Dio dos shows

Let it be fue uno de los momentos más altos de la noche
"Let it be" fue uno de los momentos más altos de la noche

Paul McCartney alternó entre el bajo, la guitarra y el piano de cola
Paul McCartney alternó entre el bajo, la guitarra y el piano de cola

Las puertas del estadio se abrieron a las 17 y los primeros asistentes se encontraron con un escenario imponente
Las puertas del estadio se abrieron a las 17 y los primeros asistentes se encontraron con un escenario imponente

Antes de McCartney, El Kuelgue fue la banda telonera y musicalizó DJ Chris
Antes de McCartney, El Kuelgue fue la banda telonera y musicalizó DJ Chris

El show duró poco más de 2 horas y media
El show duró poco más de 2 horas y media

La banda que lo acompaña está formada por Paul Wix Wickens en teclados, Brian Ray en bajo y guitarra, Rusty Anderson en guitarra y Abe Laboriel Jr en batería.
La banda que lo acompaña está formada por Paul "Wix" Wickens en teclados, Brian Ray en bajo y guitarra, Rusty Anderson en guitarra y Abe Laboriel Jr en batería.

Esos integrantes acompañan al músico de 73 desde hace más de 10 años
Esos integrantes acompañan al músico de 73 desde hace más de 10 años

Durante parte de la noche trató de hablar en español. Lo hizo con la ayuda de un machete
Durante parte de la noche trató de hablar en español. Lo hizo con la ayuda de un "machete"

Miraba al piso y leía. Estoy muy contento de estar de nuevo acá, dijo al principio de la noche
Miraba al piso y leía. "Estoy muy contento de estar de nuevo acá", dijo al principio de la noche

Además de las canciones, los Beatles fueron recordados con imágenes que se mostraron en diferentes momentos
Además de las canciones, los Beatles fueron recordados con imágenes que se mostraron en diferentes momentos




www.lanacion.com.ar
Paul McCartney: el único en el Único
El beatle repaso su historia y emocionó a 55 mil personas en un show soberbio de casi tres horas
Sebastián Espósito
LA NACION
MIÉRCOLES 18 DE MAYO DE 2016

Paul McCartney: the only one in El Unico (the only One)
The Beatle review its history and moved to 55 thousand people in a superb show of nearly three hours

En casi tres horas de show, Paul McCartney emocionó a 55 mil personas
En casi tres horas de show, Paul McCartney emocionó a 55 mil personas.
Foto: LA NACION / Santiago Hafford

En  casi tres horas de show Paul McCartney no sólo es capaz de pasearnos por un cúmulo de emociones sino también de condensar su historia que es la historia misma de los 55 mil que estamos dentro del estadio y los millones que hoy no están aquí. En una sola noche, en un mismo show, toca, nos toca, nos canta, nos roba sonrisas, lágrimas, gritos. en una sola noche hace la canción más vieja y la más nueva. Casi 60 años compactados en este 17 de mayo histórico.

Ni toda la información que circula en Internet ni las experiencias compartidas en redes sociales por los que ya vieron el show en Córdoba o en otras latitudes puede contarnos la película. Ni mínimamente darnos una pista de lo que sentiremos ni bien Sir Paul sale a escena. Porque las canciones son como los ríos, distintas cada vez que las escuchamos. Y distintas cada vez que las sentimos.

´"A Hard Day´s Night" indica que el show ha comenzado. Ese hombre que soñamos está frente a nosotros. La versión pequeña, en escena; y maximizada, en las pantallas de leds laterales. Desde el vamos los Beatles, marcando el tiempo y el compás y el clima: la celebración de todas las músicas de Paul, de una historia que se sigue escribiendo y reescribiendo y que en esta noche fría de martes tiene el calor de un público entregado a su merced.

El tour se llama One on One. Uno a uno, tal como se le dice en la jerga periodística a las entrevistas individuales, cara a cara con el entrevistado. Y esa fantasía que nos ofrece se vuelve realidad. Todos estamos conectados con el hombre de 73 años que hoy es padre, abuelo, hermano. Estamos mano a mano con un beatle, un amigo, un familiar. Al fin de cuentas muchos llevamos una vida teniéndolo en casa, viviendo con él.

En una lista de temas donde más de la mitad son canciones de los Beatles -y varias de ellas que los Fab Four nunca tocaron en vivo- no faltan temas de las diversas etapas solistas de McCartney, desde Wings hasta la actualidad. Ahí está la segunda de la lista, "Save Us", extraída del reciente New para dejarnos un dato que con el correr de los temas mostrará su cara más asombrosa. En una misma noche Macca nos regala "In Spite of all the Danger", de The Quarrymen ("la primera canción que grabamos con los Beatles", nos dirá un poco en español y otro poco en inglés, modalidad que empleó durante toda la noche para dirigirse al público) y la fresquísima "FourFiveSeconds" que registró con Rihanna y Kanye West, Es decir, un viaje de casi 60 años emprendido en una sola noche.

El ex beatle se presentará nuevamente el día jueves en el estadio Único de La Plata
El ex beatle se presentará nuevamente el día jueves en el estadio Único de La Plata.
Foto: LA NACION / Santiago Hafford

Con "Can't By Me Love" el publico termina de soltarse, de convencerse de que Sir Paul está ahí y no es un holograma. Dos canciones de Wings, "Letting Go" y ese himno que es "Let Me Roll it" son separadas por la ochentosa "Temporary Secretary". Del bajo al piano y de allí a la guitarra acústica, el hombre de Liverpool (pero hincha del Everton, el otro equipo de fútbol de la ciudad) elige los instrumentos de acuerdo con los climas que quiere construir. Y cuando toma la guitarra acústica por primera vez es tanto para bajar decibeles como para abrir corazones. Llega "My Valentine" con dedicatoria: a su esposa Nancy; luego "Nineteen Hundred and Eighty-Five" y finalmente "Here, There and Everywhere", una canción beatle de hace exactamente medio siglo. Pertenece a Revolver, su disco de 1966 y cincuenta años después nos pertenece a nosotros. El señor canoso que llora no sabe que a pocos metros hay una chica recién salida de la adolescencia que también está desprendiendo lágrimas.

Linda también tiene su tema ("Maybe I'm Amazed") y los Beatles (más el tema de The Quarrymen) una seguidilla letal, que comienza con "We Can Work It Out", sigue con la ya mencionada "In Spite." y descarga con precisión quirúrgica "You Won't See Me", "Love Me Do" (todos cantan, pero tooodos cantan), "And I Love Her" y "Blackbird". Par esta última la porción de escenario que el beatle pisa se eleva, lo lleva a varios metros del suelo. Y desde allí emprende enseguida un nuevo homenaje, para su amigo John: "Here Today", canción que incluyó en Tug of War (1982).

Apartada de la lista "The Long and Winding Road", canción beatle que tocó en su anterior visita -en River seis años atrás, ese sentimiento lo ocupó la estremecedora "The Fool on the Hill". Otra vez las lágrimas y las sonrisas en una sucesión cinematográfica que nos tiene a todos como extras o, mejor dicho, como actores de reparto.

También es un entretenedor McCartney. Tras el homenaje que faltaba, el inevitable a George Harrison con una versión que empieza él solo en ukelele y que termina con la banda en pleno, vendrá "Ob-La-Di Ob-La-Da". Para que cantemos todos como si estuviéramos en un cumpleaños, en un karaoke o donde querramos estar. Al fin de cuentas el show es una fiesta, así lo presentó McCartney en un comienzo y así se nos revelo de principio a fin.

También hay espacio para una sorpresa y otro clásico que, en este caso, no figuraba de antemano en la lista de canciones. La sorpresa se llama Leila, una pequeña fan que sube con su madre al escenario, pide un bajo y toca con Paul "Get Back", ese clásico que faltaba.

De las rockeras "Band on the Run" y "Back in the U.S.S.R." a las emotivas "Let it Be", "Hey Jude" y, ya en los bises, la imbatible "Yesterday". Festejamos su próximo cumpleaños a cuentas con "Birthday", coreamos "Carry That Weight" y nos negamos a despedirnos a pesar de que el tema final lo dice todo, "The End". El regreso a casa es inevitable y la sensación bastante opuesta a la del viaje de ida. La misma autopista que fue testigo de nuestros nervios y nuestra ansiedad ahora nos observa relajados, por demás sonrientes y con el pecho inflado. Sabemos que estuvimos en el lugar que teníamos que estar. Mañana lo contaremos, lo esparciremos por ahí, pero no estaremos ni cerca de transmitir eso que un beatle produjo en nosotros.





www.clarin.com
Paul McCartney causó furor en La Plata
A pura emoción. Durante dos horas y media, el músico hizo delirar al público con clásicos beatles, de Wings y solistas. 
CLARIN
17/05/16

Eterno e indisoluble. Así es el romance entre Paul McCartney y el público argentino, que anoche reavivó su llama desde el mismo momento en que el beatle de 73 años, con A Hard Day's Night, transformó en un estallido la expectativa con que, desde muy temprano, las 50 mil almas que coparon el estadio Único de La Plata, aguardaban la aparición de su ídolo.

Enseguida, con la mucho más reciente Save Us, el protagonista de la noche pasó de su pasado a su presente, ambos perfectos, como si tratara de dejar en claro que el One On One Tour no se trata tan solo de un ejercicio de la nostalgia. Queenie Eye y New completarían más adelante el casillero que McCartney reserva para lo más nuevo de su repertorio, junto con Four Five Seconds, tema para el cual unió fuerzas con Rihanna y Kanye West.

Para entonces, el espíritu beatle ya se había adueñado de la multitud, con la cual Sir Paul había establecido una conexión directa al saludar con un "Buenas noches, Buenos Aires. Hola, chicos", antes de arremeter con Can´t Buy Me Love.

"Estamos muy contentos de estar aquí de nuevo -dijo-. Voy a tratar de hablar español. Vamos a hacer una fiesta", propuso, al tiempo que se sacó el saco. "Escribí esta canción para mi hermosa mujer Nancy. Ella está acá con nosotros, se entusiasmó, y tocó My Valentine. 

Para McCartney la cuestión no se agota en Beatles y en su plan solista; Wings también ocupa un lugar de relevancia a la hora del repaso que hace de su historia. Letting Go y Let Me Roll It, marcan el territorio de la banda que compartió con su ex esposa, Linda, antes que la obra de los fab four monopolizara la velada. Here, There and Everywhere, We Can Work It Out, And I Love Her, Blackbird, en una secuencia que convirtió al estadio en un gigante karaoke.

Mientras tanto, en un castellano hablado con dificultades pero con gran disposición, Paul dialogó con el público. “Aprendí un poco español en la escuela Tres conejos, en un árbol tocando el tambor: que si que no que si lo he visto yo”, dijo. Las ovaciones se repitieron una y otra vez.

The Fool On The Hill, Lady Madonna, Eleanor Rigby trazaban, con la guía de Macca, un ir y venir través de los gloriosos´60, y ponían a bailar a todo el Único con ObLa Di Ob La Da. Bloque atravesado por la emoción en el momento en que McCartney homenajeó a su viejo amigo George con su versión de Something. Antes, cuando recién transcurría la primera hora del show, John Lennon también había tenido su tributo con Here Today.

Otro clásico de Wings, Band On the Run, dio comienzo a la recta final del show. McCartney volvió a rockearla en Back in the U.S.S.R. para, inmediatamente después, emocionar desde el piano con Let It Be. De ahí, al estallido de Live and Let Die, con pirotecnia incluida, como anticipo del primer gran final con Hey Jude, cuya coda coreada por la multitud parecía querer prolongarse por siempre.

Había más. Yesterday abrió el fuego del último bloque, casi todo reservado al cuarteto de Liverpool excepto la festiva Hi, Hi, Hi, que precedió al cierre , con Birthday, Golden Slumbers, Carry That Weight y The End.

Después de Yesterday, en el bis, hizo subir a una nena del público, Leila, que le pidió tocar el bajo con él. Paul le preguntó sí había traído uno. Ella dijo que no. Le dieron uno y tocaron Get Back, con Paul y la nena cantando juntos . Mientras, la gente coreaba: "Olé, olé, olé, Leila, Leila...". "La pequeña argentina ", la despidió Paul McCartney en una noche de ensueño. 


Paul McCartney en el estadio Único de La Plata.

Paul McCartney en el estadio Único de La Plata.

Paul McCartney en el estadio Único de La Plata.

Paul McCartney hizo delirar a 50.000 personas en su show.
Paul McCartney hizo delirar a 50.000 personas en su show.

Paul McCartney, a punto de cumplir 74 años, se cargó  sobre sus hombros el show en La Plata.
Paul McCartney, a punto de cumplir 74 años, se cargó sobre sus hombros el show en La Plata.







www.lanacion.com.ar
Leila, la niña que tocó el bajo con Paul McCartney
El ex Beatle la invitó a subir y, juntos, tocaron el bajo
Silvina Ajmat
LA NACION
MIÉRCOLES 18 DE MAYO DE 2016

Leila, the girl who played bass with Paul McCartney
Former Beatle invited to rise and, together, played bass



En  su primera noche en La Plata, Paul McCartney desplegó todas sus armas para seducir al público argentino. Habló en español todo lo que pudo, bailó, tarareó nuestras canciones tribuneras y arengó a los 55 mil presentes a vivarlo toda la noche.

Pero saben muy bien los que se dedican al mundo del espectáculo que nada conmueve más que la ternura de un niño. Incluso cuando se trata de un Beatle: el legendario Paul quedó en un segundo plano ante la irrupción en escena de una nena de pelo castaño largo y osito en mano llamada Leila que él mismo presentó como una sorpresa. «Vamos a hacer subir a alguien del público. A veces lo hacemos», dijo. Leila entró, luego Paul presentó a su madre, Mariana, la verdadera fan Beatle de la dupla invitada, y cuando Paul le preguntó si quería que le firmara su osito , la nena respondió: «No, quiero tocar el bajo con vos».

Sorprendido, McCartney le dijo, «pero no trajiste tu bajo». Ella insistió y cuando la producción le alcanzó el instrumento se dejó guiar por el Beatle para tocar «Get back», una canción que no estaba prevista en la lista de temas de este recital. Paul hizo un gesto de indecisión y ensayó una duda: «Bueno, esto no me lo esperaba». Tocaron y cantaron compartiendo el micrófono y hubo ovación para ambos. Sin dudas, uno de los grandes momentos de la noche.



Paul McCartney volverá a presentarse el jueves en el marco de su gira One on One. Es su tercera vez en el país.




www.lanacion.com.ar
Paul McCartney, en la Argentina: qué hizo el Beatle después de tocar en La Plata
Tras el recital, hubo un after show en un lujoso bar porteño
LA NACION
MIÉRCOLES 18 DE MAYO DE 2016

Paul McCartney estuvo en el Estadio Unico de La Plata desde temprano. Fue hasta allí a las 18 para la prueba de sonido y luego se quedó en camarines a la espera de su gran noche, que arrancó puntualísima, a las 21.15, tal como estaba previsto. Tras tocar sin un instante de descanso desde esa hora hasta las 23.10, cuando ensayó un final para luego volver con siete temas de bis, el Beatle se subió a un auto y regresó a la Capital, donde se hospeda, para oficiar de anfitrión de un "after show" en el bar del hotel Four Seasons, Pony Line. Allí se cerraron las puertas al público desde las 1.30 a.m. para esperar a la comitiva de Sir Paul y brindarles un gran agasajo.


Paul McCartney in Argentina: what did the Beatle after playing in La Plata
After the recital, there was an after show in a luxury Buenos Aires bar
Paul McCartney was in the Estadio Unico de La Plata early. It was there at 18 for soundcheck and then stood in dressing rooms waiting for his big night, which started punctually, at 2115, as planned. After playing without a moment of rest from that time until 2310, when he tested a final and then return with seven issues bis, the Beatle got into a car and returned to the capital, where he is staying, to officiate host a "after show" at the Four Seasons hotel bar, Pony Line. There the doors closed to the public from 1.30 a.m. to wait for Sir Paul's entourage and provide great entertainment.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada