sábado, 28 de julio de 2012

Ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos Londres 2012



La inauguración comenzó a las 21:00 horas, hora local de Londres (UTC +1), en el Estadio Olímpico de Londres, y finalizó hacia la 01:00 (cerca de 4 horas). El primer evento estuvo relacionado con la historia británica, escenificando la evolución de la sociedad inglesa desde la vida rural a la Revolución Industrial y las reivindicaciones sociales, contando con la presencia del actor Kenneth Branagh, que leyó un fragmento de La Tempestad de Shakespeare. Esta primera fase terminó con la forja de los aros olímpicos por un grupo de obreros metalúrgicos.


A continuación se presentó un corto previamente grabado donde el actor Daniel Craig, en el papel de James Bond, acude al Palacio de Buckingham para escoltar a la reina Isabel II al estadio, donde aparece (simuladamente) lanzándose en paracaídas desde un helicóptero.


El siguiente número fue una dedicatoria a la cultura británica, ejemplificada en dos vertientes de gran tradición en el Reino Unido: la literatura infantil y el Servicio Nacional de Salud, con la presencia de J. K. Rowling leyendo un fragmento de Peter Pan, y la música de Tubular Bells de Mike Oldfield. Posteriormente se homenajeó a la música y las nuevas tecnologías, destacando un número de Rowan Atkinson (interpretando a Mr. Bean) inspirado en Carros de fuego, y la aparición de Tim Berners-Lee, el creador de internet.


Una vez concluidas estas actuaciones se dio paso al desfile olímpico, culminado por los discursos de Sebastian Coe —presidente del comité organizador— y Jacques Rogge —presidente del COI—, para a continuación proceder la reina a inaugurar los juegos. Entonces se colocó la bandera olímpica (portada, entre otros, por Ban Ki-Moon, Daniel Barenboim y Haile Gebreselassie), con la entrega simbólica del boxeador Muhammad Ali, y se procedió al encendido del pebetero olímpico, realizado por siete jóvenes deportistas que simbolizaban al resto de deportistas olímpicos ingleses (tras los últimos relevos realizados por David Beckham y Steve Redgrave), los cuales prendieron el fuego de 204 pequeños pebeteros (el mismo número de países participantes), que posteriormente se unieron formando un árbol de múltiples ramas. La última actuación fue la del ex-Beatle Paul McCartney, que interpretó su famoso tema «Hey Jude»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada