lunes, 30 de octubre de 2017

Paul McCartney lifts spirits in quake-hit Mexico












www.enca.com
Paul McCartney lifts spirits in quake-hit Mexico
LIFE
eNCA
Monday 30 October 2017


File: Paul McCartney lifted spirits in quake-hit Mexico at a concert here punctuated with the cry "Fuerza Mexico!" Photo: AFP / Kamil Krzaczynski

MEXICO CITY - Paul McCartney lifted spirits in quake-hit Mexico at a concert here punctuated with the cry "Fuerza Mexico!"



More than 48,000 fans gathered in the city's Azteca Stadium to hear the former Beatle in his first Mexico City concert in five years.

Before launching into "Maybe I'm amazed," McCartney raised his fist, evoking the hand signs used to call for silence during the search for survivors in the ruins left by the September 19 earthquake.

"Fuerza Mexico!" he shouted to the roar of the crowd, delighted by his use of the Spanish phrase meaning "Be strong, Mexico!"

The 7.1 magnitude quake toppled buildings in the city, killing more than 400 people and leaving thousands homeless.

Shortly after the quake, McCartney sent a message on Twitter to Mexicans expressing his affection and support "in these difficult times."

During his previous Mexico City concert, McCartney filled the giant plaza in the heart of the city known as the Zocalo with 200,000 fans.

On his current "One on One" tour, which began in the United States in 2016, the British legend has performed 41 shows before 1.2 million people.

AFP




www.proceso.com.mx
Paul McCartney en el Azteca: rock, nostalgias y amor a México
POR LA REDACCI√ďN
29 OCTUBRE, 2017

Paul McCartney. Foto: Cortes√≠a Lul√ļ Urdapilleta/Ocesa
Paul McCartney. Foto: Cortes√≠a Lul√ļ Urdapilleta/Ocesa

Paul McCartney. Foto: Cortes√≠a Lul√ļ Urdapilleta/Ocesa Paul McCartney. Foto: Cortes√≠a Lul√ļ Urdapilleta/Ocesa
Paul McCartney en el Azteca: rock, nostalgias y amor a México
POR LA REDACCI√ďN , 29 OCTUBRE, 2017 CR√ďNICA
Twitter Facebook 0
CIUDAD DE M√ČXICO (proceso.com.mx).- El rockero brit√°nico Paul McCartney se present√≥ anoche en el Estadio Azteca, en un intenso y m√°gico viaje de nostalgias en donde mostr√≥ su solidaridad y cari√Īo hacia M√©xico, luego de los pasados sismos del 7 y 19 de septiembre. 

La frase “¡Fuerza M√©xico!” fue repetida por McCartney en distintos momentos durante su show que dur√≥ m√°s de dos horas, en las que toc√≥ sus cl√°sicas rolas como solista de la banda Wings con su primera esposa ya fallecida, la adorable fot√≥grafa neoyorquina Linda Eastman (1941-1998), y del legendario el cuarteto de Liverpool Los Beatles que impuls√≥ las revueltas juveniles de nuestra era.

A sus 75 a√Īos, la celebridad Miembro del Imperio Brit√°nico, Sir Paul McCartney, fue recibida con una leve llovizna a eso de las 21:18 horas, la cual inmediatamente se esfum√≥ al escucharse La noche de un d√≠a dif√≠cil, para enardecer al coloso de Ram√≠rez V√°zquez en Santa √örsula que estaba lleno a reventar.

Como es su costumbre, el carismático cantautor subió al escenario vestido elegantemente, con un saco azul marino y camisa azul claro, portando pantalones negros. A sus espaldas lo cubría una monumental producción, con una pantalla gigante central y dos laterales.

La m√°quina del tiempo se ech√≥ a andar entre cl√°sicos y recientes creaciones, que se entregaron durante este recital que forma parte de su gira One On One Tour (“Uno m√°s uno”) y que significa su regreso a nuestro pa√≠s luego de cinco a√Īos, m√°s la segunda vez que act√ļa en el Estadio Azteca.

“¡Hola M√©xico, buenas noches Ciudad de M√©xico!, vamos a cantar viejas y nuevas canciones. ¡Vamos a tener una fiesta!”, exclam√≥ McCartney quien estudi√≥ espa√Īol de ni√Īo, para irse directo con No puedes comprar mi amor.

En distintas partes del inmueble se veía desde seguidores de la vieja guardia rockera de coraza, hasta gente menuda de las nuevas generaciones, portando algunas personas el tradicional traje del mítico Sargento Pimienta inventado por McCartney, con familias enteras compartiendo la alegría de mirar a su ídolo.

“Esta noche voy a hablar un poquito de espa√Īol”, dijo el originario de Liverpool, quien se quit√≥ su saco provocando berridos entre las multitudes que sintieron Tengo que atraparte en mi vida del √°lbum Alma de Hule.

Continuó con Déjame rolártelo, Traigo un sentimiento y Mi Valentín, misma que dedicó a su actual mujer Nancy Shevell, apoderándose de un piano de cola.

Tambi√©n se a√Īadieron a la selecci√≥n Podemos solucionarlo, A pesar de todo el peligro, No me ver√°s y √Āmame, la cual cubri√≥ los o√≠dos con su peculiar ritmo en la arm√≥nica (originalmente soplada en el primer disco de Los Beatles por John Lennon) y con un Paul que vociferaba en dialecto muy mexicano:

“¡Son a toda madre!”

Y la amo humedeció los ojos de algunos espectadores al punto de las lágrimas. Con Ave negra aprovechó para poner en alto los derechos humanos. Aquí ahora abrió sus recuerdos:

“Escrib√≠ esta canci√≥n para mi carnal John”, generando un estruendoso rugido y aplausos ensordecedores.

A la larga lista de canciones memorables se incorporaron Lady Madonna y Algo, dedic√°ndola a su excamarada en Los Beatles y creador de la balada a Patty Boyd, el guitarrista invisible George Harrison (1943-2001).

El calipso de Ob-La-Di, Ob-La-Da puso a bailar a prácticamente todos los reunidos, al igual que De vuelta en la Unión Soviética. La pachanga se alargó con Déjalo ser y Vive y deja morir, escrita para la primera película del agente 007 James Bond que protagonizó el recientemente fallecido Sir Roger Moore (El Santo), en Live and Let Die, la cual trajo estridentes fuegos pirotécnicos y en las pantallas se vieron deslumbrantes llamaradas.

Con Oye Jude coreada al un√≠sono todo indicaba que culminar√≠a la presentaci√≥n cuando McCartney desaparec√≠a tras el escenario; pero regres√≥ ondeando con un asta la bandera de M√©xico, en tanto sus m√ļsicos tra√≠an la del Reino Unido, Estados Unidos y la multicolor de la comunidad LGBT.

Entre las canciones que se incluyeron para el encore fueron la inolvidable Ayer, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, Cumplea√Īos y Sue√Īos dorados. La media noche se asomaba en el Azteca; Paul McCartney part√≠a extasiado y sin m√°s, exclam√≥:

“Nos tenemos que ir. ¡M√©xico lindo y querido!”

Y la banda se escap√≥ hacia la noche por la belleza de una media luna de octubre. 

(Cr√≥nica solicitada a C√©sar Mu√Īoz Valdez para proceso.com.mx)




www.mvsnoticias.com
Paul McCartney ofrece memorable concierto ante m√°s de 48 mil personas
El cantante brit√°nico exclama: ¡Fuerza M√©xico! por recientes sismos.
29 Oct 2017


Foto: Paul McCartney en el Estadio Azteca / Notimex

Paul McCartney ofreció memorable concierto en el Estadio Azteca de esta ciudad, ante unas 48 mil 300 personas, como parte de su tour mundial One on One que concluirá en diciembre próximo.

El legendario cantante y m√ļsico brit√°nico interpret√≥, durante unas tres horas, casi 40 temas de su repertorio musical que suma m√°s de medio siglo de trayectoria art√≠stica en los escenarios internacionales.

A sus 75 a√Īos, una de las piedras angulares del desaparecido cuarteto de Liverpool, The Beatles y considerado como uno de los mejores compositores de todos lo tiempos, mostr√≥ energ√≠a y vitalidad pese a que conforme avanzaba la velada, fue notable una cierta ronquera en su voz.

La noche del sábado se describió inolvidable para aquellos fanáticos de la Beatlemanía, para quienes vieron nacer a Wings o quienes son fieles al solista compositor de éxitos escritos con letras de oro en la historia musical del mundo.
Debido a los recientes sismos que han ocurrido en varias regiones de M√©xico, Paul McCartney exclam√≥: “¡Fuerza M√©xico!” en dos ocasiones para alentar a sus habitantes a no bajar la guardia y continuar apoyando a los damnificados en la reconstrucci√≥n de sus vidas.
El primer grito lo dio previo a entregar "Maybe I'm amazed" cuando el p√ļblico lo interrumpi√≥ al encender las luces de sus tel√©fonos m√≥viles y decir su nombre en varias ocasiones. Con guitarra en mano, incorpor√°ndose al c√°ntico, ejecut√≥ los acordes del tradicional: “Ol√©ee, ol√©ee” a la par que sus fans agregaban: “Sir Paul, Sir Paul”.
Con el pu√Īo en alto, el √≠dolo mundial arrib√≥ al escenario del llamado “Coloso de Santa √örsula” a las 21:20 horas para iniciar la presentaci√≥n de su quinta visita musical a M√©xico. Esta vez fue mediante los √©xitos "A hard day's night" y "Save us".
"Hola, M√©xico. Buenas noches. Vamos a cantar viejos temas, unos nuevos y otros m√°s. Esta noche vamos a tener fiesta", expres√≥ a manera de bienvenida ante seguidores de todas las edades. Ah√≠ estaban sus contempor√°neos, los j√≥venes, adolescentes y hasta ni√Īos acompa√Īando a sus padres o abuelos.
Despu√©s de fascinar con "Can't buy me love", tema que populariz√≥ al lado de The Beatles, pronunci√≥: "Muchas gracias. Esta noche voy a tratar de hablar un poquito de espa√Īol". Fue un detalle que los asistentes aplaudieron y muchos de ellos asistieron disfrazados de calaveras, alusivas a la pr√≥xima celebraci√≥n del D√≠a de Muertos en M√©xico. 
“Letting go" y “Got to get you into my life” continuaron en el repertorio para luego decir con la emoci√≥n a flor de piel: "Es incre√≠ble estar de vuelta".
Mientras que a sus espaldas se proyectaban im√°genes de The Beatles, durante alguno de sus conciertos televisivos, √©l les rend√≠a homenaje a sus compa√Īeros del grupo trav√©s de "All my loving", pieza escrita por √©l junto con John Lennon en 1963.
Tras levantar su guitarra, se desprendió de ella para cambiar a otra. También se retiró el saco azul que portaba con el propósito de hacer vibrar a su fans al compás de "Let me roll it", cover de Jimmi Hendrix y después "I've got a feeling".
Aunque la mayoría de las personas acudieron abrigadas al Estadio Azteca, portando bufanda, gorro y hasta impermeable, el clima no causó estragos no obstante la amenaza de lluvia.
"Escribí esta canción para mi esposa hermosa Nancy, ella está aquí, esta noche", explicó mientras se colocaba en el piano para interpretar "My Valentine".
“M√©xico, te amo", pronunci√≥ mientras hac√≠a con sus manos la forma de un coraz√≥n en sin√≥nimo de que se lo entregaba al pueblo de este pa√≠s. Fue el pre√°mbulo para "Nineteen hundred and eighty-five", que llev√≥ a la fama al lado de su grupo Wings.
A paso relajado y jovial, el caballero real de Gran Breta√Īa se paseaba por el monumental escenario y luego de "We can work it out" advirti√≥ que a continuaci√≥n regresar√≠a en el tiempo. “Es la primera canci√≥n que los Beatles grabamos: ‘In spite of all the danger’”, y que por vez inicial suena en vivo con esta gira.
Acompa√Īado de cuatro m√ļsicos y un coro monumental al frente comparti√≥ "You won't see me" y dedic√≥ “Love me do” a George Martin, el afamado quinto Beatle que llev√≥ a la fama a la agrupaci√≥n.
“¿C√≥mo est√°n de este lado?, ¿c√≥mo de este otro?”, preguntaba un McCartney platicador para luego asegurar: "¡Son a toda madre!" y en tono rom√°ntico, con su guitarra ac√ļstica llenar el ambiente de nostalgia a trav√©s de “And I love her".
El tema finaliz√≥ con un poco de baile sensual de su parte cuando se gira moviendo sus gl√ļteos al ritmo de la m√ļsica. Tambi√©n sigui√≥ "Blackbird" mientras animaciones en la pantalla mostraban a unos p√°jaros en vuelo.
"Escrib√≠ esta canci√≥n para mi carnal John (Lennon)", expres√≥ antes de los acordes de "Here today" para dar paso a las del m√°s reciente disco: “Queenie eye" y "New" con Paul de nuevo frente al piano.
En el repertorio siguieron "Lady Madonna", "Four five seconds", "Eleanor Rigby", "I wanna be your man" y “Being for the benefit of Mr Kite" para luego tomar el ukelele y recordar a trav√©s de "Something" al fallecido ex Beatle, George Harrison.
"A day in the life" y "Give peace a chance" fueron el pretexto para que el p√ļblico extendiera una bandera de la Paz y a su lado otras de M√©xico y Gran Breta√Īa en sin√≥nimo de la no guerra y la no violencia.
“Para esta canci√≥n nos gustar√≠a que ustedes nos canten a nosotros. ¿Est√°n listos?”, sugiri√≥ y acto seguido se arm√≥ la fiesta al ritmo de "Ob-la-di, Ob-la-da", "Band on the run" y "Back in the U.S.S.R."
De nuevo al piano y mientras que de las gradas se emit√≠an luces, interpret√≥ "Let it be" que concluy√≥ con un agradecimiento y otra vez “¡Fuerza, M√©xico!”.
"Live and let die" dio paso a la explosi√≥n de fuegos artificiales en tanto que "Hey jude" convirti√≥ al imponente recinto en un coro de m√°s de 48 mil almas entonando el cl√°sico "Na, na, na" a la par que √©l ondeaba las banderas de M√©xico, Estado Unidos, Gran Breta√Īa y la comunidad gay.
“Gracias, son los mejores”, expres√≥. Parec√≠a el final pero tras una breve pausa volvi√≥ para envolver con la magia de "Yesterday", una de sus canciones emblem√°ticas seguida de "Sgt. Pepper's lonely hearts club band”, "Helter skelter" y "Birthday" con la que festejaba a los cumplea√Īeros y de paso, dese√≥ una feliz Navidad por adelantado.
Con √©sta √ļltima subi√≥ a cuatro j√≥venes mujeres al escenario y las invit√≥ a bailar, aunque una de ellas no paraba de llorar dada la emoci√≥n de estar ah√≠, tan cerca de su √≠dolo.
El concierto de Paul McCartney finalizó a la medianoche con "Golden Slumbers" y de nuevo los sorprendentes fuegos artificiales que iluminaron el cielo, aunque no sin antes destacar su agradecimiento por una noche fantástica.
Ya en los t√ļneles del Estadio Azteca, los miles de fans se retiraban satisfechos todav√≠a entonando el “Na na na” de “Hey Jude”.
De acuerdo con la Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica (SSP) hubo saldo blanco luego del espect√°culo. Sir Paul McCartney cerrar√° el a√Īo con presentaciones en Australia y Nueva Zelanda.











No hay comentarios:

Publicar un comentario